El clavo ardiendo

image

Llovía a mares en su corazón y tuvo que buscar el único paraguas roto y viejo que le quedaba. Lo encontró en una costura llena de negro. Y se aferró al único momento azul que recordaba su ventrículo izquierdo. La lluvia pasaría. Seguro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s