Despereza

Punta seca / Papel artesano indio, 30×30 cm

Disfrutaba de todo, pero esa pausa después de su café bien caliente que le iba desperezando las neuronas, era uno de los momentos azules del día. Iba deletreando las tareas, los encuentros, las llamadas, los recados, las respuestas, los colores de cada momento inminente. Salía a su balcón y se contagiaba de la actividad de los más madrugadores. Respiraba el aire fresco y dejaba  que el sol le templara la piel. Maravillosos comienzos que la vida le regalaba cada día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s