Siena

Acuarela/ Papel, 30×40 cm

Nadie en la Residencia sabe qué cantaba, ni de dónde vino. Tiene esta foto en su mesilla y la mira con fuegos artificiales en los ojos. La mira y canturrea. Llegó con los recuerdos metidos debajo de un milhojas de otoño y solo una vez la oyeron decir “mi niña querida”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s