Ninfa

Acuarel / Papel, 100 x 70 cm

Todo tenía salida en su laberinto de vida. Hacía magia con sus encantos y llenaba de flores los pulmones grises de los rotos de amor. Su madre la llamaba su ángel de la guarda, y ella la rodeaba de azahares perennes. Así es el amor, el de zumo de naranja, puro y natural como las amapolas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s