Cobalto

Acuarela / Papel, 30×40 cm

Cuidó su sombra desde pequeña. Hija de una hormiga obrera y de un padre sin rostro, creció de golpe y supo añadir capas de queratina a su piel. Pudo con los derrumbes apuntalando sus muros y se levantó todas las veces que la injusticia la empujó contra el suelo. Todavía pasea con su bastón por las calles de su barrio, orgullosa del reguero de vida que perpetuarán sus nietos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s