Magenta

Acuarela / Papel, 30×40 cm

Su curiosidad de niña sacaba los colores a su madre. Pero esa misma inquietud la hizo llegar siempre hasta el horizonte, siempre encontrando recursos, alternativas al dolor. Se aferró a la vida, saltando de rama en rama como una ardilla, con su misma ebullición permanente. Sigue dando amor hasta la extenuación y sus nietos le siguen pidiendo que les cuente la historia de esa tarde cuando soltó a todos los caballos de las cuadras para verlos correr en libertad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s