Verde

Acuarela / Papel, 30×40 cm

Siempre le gustaron los sombreros. Se los cogía a su madre a escondidas y se pasaba horas delante del espejo, inventando vidas, diálogos imaginarios. Ahora le deja los suyos a sus nietos y les habla de otros mundos. Hay cosas que nunca cambian.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s